Pizza era una comida Vikinga

 

 

 

 

La pizza es uno de los productos de pan de Noruega y era una comida habitual de los vikingos, como afirman los expertos en folklore noruego. La evidencia para ello eran variopintos descubrimientos arqueológicos en los cuales se encontraron sartenes planas para la elaboración de dichas Pizzas, que Snorri Sturlusson ya menciona como “braudiscar” en sus sagas, como explica la experta en folklore Astrid Ridderdfold. Según ella estas sartenes se utilizaban para freír un pan en forma de disco, hecho de cebada o avena y agua, de unos 3mm de grosor.

Encima de este pan se ponía lo que se tenía a mano. Por lo que el revestimento podía variar bastante de región a región, pero se supone que ya que el pescado estaba al alcance de todos era uno de los ingredientes principales.

Sin embargo, esta forma de pan desapareció durante varios siglos de la cocina habitual de Noruega, y según los expertos, esto se debió a la aparición de los molinos de agua, que se introdujeron a partir de siglo XIV. Hasta ese momento, el ama de casa molía la cantidad de grano que ella consideraba necesaria día a día. Pero con la aparición de los molinos, la nueva forma de obtención de harina fue mucho más eficiente, y dado el excedente de harina que esta innovación creó, se buscaron otras formas de elaboración de pan para aprovecharla mejor.

Según algunas fuentes, se especula que fueron los normandos los que introdujeron la pizza en Italia, a raíz de sus incursiones en Sicilia, durante su época de mayor presencia en Europa. Pero esta afirmacion es harto improbable ya que el pan plano y cubierto con hierbas, aceite de oliva y queso ya lo conocían los antiguos griegos y por lo tanto es mucho más probable que llegara por esa senda antes que mediante los vikingos.

Articulo original de Nettavisen 1998, traducido y complementado por Iarnsaxe